“Cambio Climático y su impacto en las mujeres”

Se trata de un artículo de opinión de la doctora Marisa Spagnolo, Coordinadora del Programa Justicia y Sociedad Civil del Poder Judicial de Corrientes y Delegada de AMJA en la Provincia de Corrientes.

La doctora Marisa Spagnolo, se refirió al tema “Cambio Climático y su impacto en las mujeres”, en un artíclo publicado en la web de https://www.iawj.org/

Sabemos que el cambio climático afecta especialmente a los más vulnerables, y dentro de estos, las mujeres y las niñas. En general, las mujeres y las niñas sufren mayores riesgos y cargas asociados al cambio climático, debido a situaciones de pobreza, pero también a los roles asociados con el género y las propias normas culturales. Esta realidad debe tenerse en cuenta con cuidado, poniendo en marcha políticas climáticas que integren la variable de género y que respondan a las necesidades específicas de las mujeres y sus especiales vulnerabilidades. Invertir en igualdad de género y en el empoderamiento de las mujeres y las niñas es invertir en políticas efectivas para mejorar la conservación del medio ambiente, reducir la pobreza y asegurar que se alcanzan los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París. Cuando se ponen en marcha políticas climáticas que consideran el enfoque de género, no solo estamos proporcionando una mejor respuesta al cambio climático, sino que estamos, además, teniendo en cuenta los derechos de las mujeres y reduciendo la desigualdad (2).

Además, es evidente que las mujeres debemos estar en el centro de los procesos transformadores que están teniendo lugar. Somos agentes del cambio que podemos y debemos ser parte de la solución, tenemos que participar activamente en este nuevo mundo que estamos creando hoy, jugando un papel activo, liderando y enriqueciendo el debate político y asegurándonos de que estamos en el centro de la toma de las decisiones.

El cambio climático no es neutral al género. Los impactos del cambio climático están fuertemente vinculados a la desigualdad socioeconómica, y al nivel de pobreza de los hogares en barrios informales. En las ciudades de América Latina y el Caribe (ALC), la pobreza tiene rostro femenino: 1 de cada 4 hogares (la tasa más alta a nivel mundial) está encabezado por una mujer.(3)

Otros factores como la probabilidad de violencia, el incremento en la carga de cuidado, y la falta de una vivienda adecuada y servicios básicos afectan desproporcionalmente la capacidad de las mujeres, para anticipar, hacer frente y recuperarse del impacto de los desastres. Por ejemplo, en ALC la seguridad de la tenencia de tierras de las mujeres es muy inferior a la de los hombres, representando solo el 25% de los propietarios de tierras de la región.

Asimismo, desde la perspectiva interseccional, las mujeres y personas con discapacidad enfrentan mayores riesgos y mortalidad durante desastres climáticos. Estudios indican que el huracán Katrina impactó de manera desproporcionada a 155, 000 personas con discapacidades visuales, físicas y de aprendizaje. Además, se estima que a nivel mundial las mujeres representan el 73,4% por ciento del total de las trabajadoras y los trabajadores domésticos que son migrantes internacionales. Por último, las mujeres indígenas, quienes en su rol como defensoras del medio ambiente sufren de violencia de género, también dependen mayormente de los recursos naturales para su supervivencia. (4)

El cambio climático implica escasez de recursos, lo cual afecta profundamente a la mujer, en particular en aquellas zonas donde son las principales agricultoras y administradoras de la leña y el agua. Las consideraciones de género deben estar al centro de las políticas y programas para el cambio climático en países en desarrollo porque: Existe un impacto diferenciado del cambio climático sobre las mujeres;

„ . Las diferencias entre los roles y responsabilidades de hombres y mujeres pueden influir en la capacidad del individuo para tomar acción frente al clima

„ . Las diferencias en “tener voz y poder” significan que las prioridades de las mujeres puede que no sean reconocidas, a nivel local y global;

„ . Es probable que los programas de adaptación sensibles al género sean de lejos más eficaces para proteger las vidas y medios de subsistencia: el empoderamiento de las mujeres tiende a hacerlas menos vulnerables al impacto causado por desastres;

En muchas sociedades las mujeres son responsables del suministro de energía en el hogar, los alimentos, el agua y el cuidado de niños y los ancianos. Especialmente en los países en desarrollo, las consecuencias del cambio climático pueden aumentar la carga de las mujeres y las niñas, por ejemplo, haciéndolas viajar más lejos para obtener suministros diarios, dejando menos tiempo para el trabajo remunerado y exponiéndolas potencialmente a un mayor riesgo para su seguridad personal. (5)

Al mismo tiempo, es menos probable que las mujeres participen en los procesos clave de toma de decisiones políticas y administrativas para responder al cambio climático; y, en muchas partes del mundo, tienen menos capacidad para recuperarse de los desastres naturales debido a la restricción del acceso y los derechos a la propiedad de la tierra y los recursos financieros.

Muchos países han compartido cómo están integrando la igualdad en diferentes sectores prioritarios dentro de sus planes nacionales de acción climática, las llamadas contribuciones determinadas a nivel nacional (conocidas como NDC por sus siglas en inglés), y los planes nacionales de adaptación.

El plan de acción para la igualdad acordado por los gobiernos en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) reclama la participación plena, equitativa y significativa de las mujeres en el proceso climático internacional. Además, hace un llamamiento a que se garantice un papel destacado de las mujeres en la toma de decisiones y en la acción climática.

Los gobiernos reunidos en el marco de la CMNUCC adoptaron en 2012 un objetivo de equilibrio entre hombres y mujeres en las delegaciones nacionales y en las políticas y acciones climáticas nacionales. Desde entonces, la secretaría de la ONU para el Cambio Climático ha informado anualmente sobre la distribución por sexos de las delegaciones nacionales y de los órganos de política y toma de decisiones en el marco de la CMNUCC y del Acuerdo de París. Los informes muestran que los gobiernos están lejos de lograr el equilibrio, incluso a nivel internacional. (6)

Es dable recordar también que en Laudato Sí el Papa Francisco expone…Lo que está pasando en nuestro hogar común

El Papa Francisco identifica los apremiantes problemas ecológicos modernos: La contaminación del medio ambiente y el cambio climático (§§20- 26); El tema del agua (§§27-31); La pérdida de biodiversidad (§§32-42); Disminución de la calidad de vida humana y la destrucción de la sociedad (§§43-47); y la desigualdad global (§§48-52 ). Con respecto al cambio climático, el Papa Francisco:

» Enfatiza que el clima es un bien común, de todos y para todos. Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático debido principalmente a actividad humana. (§23) » Subraya que el cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. Los peores impactos probablemente recaerán en las próximas décadas sobre los países en desarrollo y los pobres. (§25) » Reconoce que se ha vuelto urgente e imperioso el desarrollo de políticas para que en contaminantes sea reducida drásticamente, por ejemplo, reemplazando la utilización de combustibles fósiles y desarrollando fuentes de energía renovable. (§26)

» Reta a aquellos que, en la cara de la degradación ecológica, culparían el crecimiento de la población y no el consumismo selectivo y extremo. (§50) » Reconoce que existe una “deuda ecológica” entre países del norte y del sur “relacionada con desequilibrios comerciales con consecuencias en el ámbito ecológico, así como con el uso desproporcionado de los recursos naturales llevado a cabo históricamente por algunos países.” (§51) » Llama la atención la debilidad de la reacción política internacional. Hay demasiados intereses particulares y muy fácilmente el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común y a manipular la información para no ver afectados sus proyectos. (§54) (7)

Es tan importante empoderar a las mujeres pues ellas son agentes poderosos para la acción climática. En contextos urbanos y también rurales, las mujeres siguen abriendo caminos hacia la inclusión, ayudando a las comunidades a ser más seguras, resilientes y preparadas para hacer frente a los desastres. En Puerto Príncipe, Haití, después del huracán Matthew, grupos locales dirigidos por mujeres crearon redes de ayuda para abordar las necesidades inmediatas de las mujeres y los niños. (8)

PROPUESTA

Por todo ello en este humilde artículo propongo empoderarlas, y empoderarlas implica que los Estados y los Organismos Internacionales asignen más recursos no solo económicos, sino también educativos y culturales –entre otros- destinados a su capacitación en el cuidado del medio ambiente, conforme al lugar y ecosistema donde la mujer desarrolla su vida, su familia y su trabajo; estos posibilitará a las mujeres que no abandonen sus tierras, su ciudad o su lugar de residencia, evitando el desarraigo, las violencias y los peligros que aparecen al migrar. Y también –como trabajo remunerado- aprender de ellas, en donde ya están consustanciadas con el cuidado de la ecología, para visibilizarlas como verdaderas líderes que puedan enseñan a otras personas ese desarrollo y/o proyecto de cuidado del medio ambiente sustentable, respetando sus propias culturas, sus propios valores y sus proyectos de vida, porque es un modo de hacerlas libres de violencias.-

(1) Especialista en Derecho Procesal. Profesora Universitaria en Ciencias Jurídicas. Coordinadora del PROGRAMA JUSTICIA y SOCIEDAD CIVIL del Poder Judicial de Corrientes. Secretaria Jurisdiccional del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes y Delegada de AMJA en la Provincia de Corrientes. Argentina.

(2) Valvanera Ulargui Aparicio, Directora General de la Oficina Española de Cambio Climático, Madrid, junio de 2020. Informe_GeneroyCambioClimatico2020.pdf

(3) https://blogs.iadb.org/ciudades-sostenibles/es/mujeres-cambio-climatico-ciudades-america-latina/

(4) https://blogs.iadb.org/ciudades-sostenibles/es/mujeres-cambio-climatico-ciudades-america-latina/

(5) https://unfccc.int/es Por qué la acción climática necesita a las mujeres? 07 MAR, 2022 ARTÍCULO

(6) https://unfccc.int/es Por qué la acción climática necesita a las mujeres? 07 MAR, 2022 ARTÍCULO

(7) https://catholicclimatecovenant.org/files/resource/attachment/ResumendelLaudatoSie2809926ElLaudatoSi ResumendelLaudatoSie2809926ElLaudatoSi27enAcciocc81n.pdf

(8) https://blogs.iadb.org/ciudades-sostenibles/es/mujeres-cambio-climatico-ciudades-america-latina/